El daño que causa una madre narcisista

[fusion_builder_container hundred_percent=”no” hundred_percent_height=”no” hundred_percent_height_scroll=”no” hundred_percent_height_center_content=”yes” equal_height_columns=”no” menu_anchor=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” status=”published” publish_date=”” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_position=”center center” background_repeat=”no-repeat” fade=”no” background_parallax=”none” enable_mobile=”no” parallax_speed=”0.3″ video_mp4=”” video_webm=”” video_ogv=”” video_url=”” video_aspect_ratio=”16:9″ video_loop=”yes” video_mute=”yes” video_preview_image=”” border_color=”” border_style=”solid” margin_top=”” margin_bottom=”” padding_top=”” padding_right=”” padding_bottom=”” padding_left=”” type=”flex”][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_1″ layout=”1_1″ background_position=”left top” background_color=”” border_color=”” border_style=”solid” border_position=”all” spacing=”yes” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” padding_top=”” padding_right=”” padding_bottom=”” padding_left=”” margin_top=”0px” margin_bottom=”0px” class=”” id=”” animation_type=”” animation_speed=”0.3″ animation_direction=”left” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” center_content=”no” last=”true” min_height=”” hover_type=”none” link=”” border_sizes_top=”” border_sizes_bottom=”” border_sizes_left=”” border_sizes_right=”” first=”true”][fusion_title title_type=”text” rotation_effect=”bounceIn” display_time=”1200″ highlight_effect=”circle” loop_animation=”off” highlight_width=”9″ highlight_top_margin=”0″ before_text=”” rotation_text=”” highlight_text=”” after_text=”” title_link=”off” link_url=”” link_target=”_self” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” sticky_display=”normal,sticky” class=”” id=”” content_align_medium=”” content_align_small=”” content_align=”left” size=”1″ font_size=”” animated_font_size=”” fusion_font_family_title_font=”” fusion_font_variant_title_font=”” line_height=”” letter_spacing=”” text_shadow=”no” text_shadow_vertical=”” text_shadow_horizontal=”” text_shadow_blur=”0″ text_shadow_color=”” margin_top_medium=”” margin_right_medium=”” margin_bottom_medium=”” margin_left_medium=”” margin_top_small=”” margin_right_small=”” margin_bottom_small=”” margin_left_small=”” margin_top=”” margin_right=”” margin_bottom=”” margin_left=”” margin_top_mobile=”” margin_bottom_mobile=”” text_color=”” animated_text_color=”” highlight_color=”” style_type=”default” sep_color=”” link_color=”” link_hover_color=”” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=””]

El daño que causa una madre narcisista

[/fusion_title][/fusion_builder_column][fusion_builder_column type=”1_1″ layout=”3_4″ spacing=”” center_content=”no” link=”” target=”_self” min_height=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” class=”” id=”” background_color=”” background_image=”” background_image_id=”” background_position=”left top” background_repeat=”no-repeat” hover_type=”none” border_color=”” border_style=”solid” border_position=”all” padding_top=”” padding_right=”” padding_bottom=”” padding_left=”” margin_top=”” margin_bottom=”” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=”” last=”true” border_sizes_top=”0″ border_sizes_bottom=”0″ border_sizes_left=”0″ border_sizes_right=”0″ first=”true”][fusion_text columns=”” column_min_width=”” column_spacing=”” rule_style=”default” rule_size=”” rule_color=”” content_alignment_medium=”” content_alignment_small=”” content_alignment=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” sticky_display=”normal,sticky” class=”” id=”” margin_top=”” margin_right=”” margin_bottom=”” margin_left=”” font_size=”” fusion_font_family_text_font=”” fusion_font_variant_text_font=”” line_height=”” letter_spacing=”” text_color=”” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=””]

Nuestra personalidad o “forma de ser” influye en la crianza de nuestros hijos modulando la conducta que tenemos con ellos y, a la vez, modela el comportamiento de estos.

A continuación, veremos cuáles son las características de una madre narcisista y ejemplos de las mismas:

  • Falta de empatía: la madre presentará dificultades para entender a su hijo o hija, comprender sus problemas y ponerse en su lugar.
  • Creen ser superiores a los demás: este hecho puede hacer que se sientan superiores a sus propios hijos pero que también, al percibir a sus hijos como extensiones de ellas mismas, les sientan y enseñen que son superiores a los demás.
  • Necesidad de admiración: al tratar a los demás como objetos y sentir la necesidad de ser admirados, pueden utilizar a sus hijos para alimentar su narcisismo, recibir atención y elogios.
  • Establecen relaciones superficiales y sin vínculo emocional: si hablamos de ejemplos de madres narcisista, en este caso, las relaciones superficiales pueden llevar a mantener relaciones frías y distantes con sus hijos.

Consecuencias para los hijos de una madre narcisista

El estilo de apego de un madre narcisista con sus hijos será un apego inseguro. Un estilo de apego en el que el niño encuentra carencias respecto a su cuidado.

Si se establece un apego inseguro-evitativo, el niño se separará de sus padres en la medida que pueda y no contará con sus figuras de apego. Esto es usualmente debido a que no atenderá a sus necesidades, no estará accesible y les rechazarán emocionalmente. Así pues, las consecuencias para los hijos de una madre narcisista serán las siguientes:

  • Evitarían el contacto emocional.
  • Tendrán dificultades para expresar y gestionar sus emociones y entender las de los demás.
  • Se comportarán como si no les importasen los demás.
  • Manifestarán dificultades en las relaciones.
  • No buscarán consuelo o apoyo ante situaciones dolorosas. Se retraerán en sí mismos.
  • Mostrarán o buscarán cierta autonomía.

Por otro lado, como hemos señalado, las madres narcisistas pueden percibir a sus hijos como extensiones de ellos mismos. También podemos hipotetizar con que el niño o la niña adquiera el estilo de conducta de su madre y desarrolle también una personalidad narcisista. Recordemos que según las teorías del origen del narcisismo, los factores ambientales tienen mucho peso en su desarrollo.

Cómo lidiar con una madre narcisista

Para relacionarnos con una persona narcisista debemos tener en cuenta una serie de aspectos. Veamos cómo lidiar con un madre narcisista:

  • Deberemos ser leales.
  • No debemos criticarles ni competir con ellos. De la misma forma, no debemos esperar que compartan sus méritos con nosotros.
  • El hecho de que seamos simpáticos e incluso un poco aduladores puede ayudar a mantener una adecuada relación con ellos. Debemos tener en cuenta que no sucederá lo mismo al revés.
  • Las parejas de las personas narcisistas deberán estar preparadas para no recibir apenas manifestaciones románticas de su pareja, pero ellos o ellas deberán demostrarlo continuamente.
  • La mejor forma de realizar una crítica es utilizando la diplomacia e ir intercalando expresiones de admiración. Recordemos que son muy sensibles a las críticas.
  • Debemos tener en cuenta que las madres narcisista no admitirán sus errores, aunque sí pueden corregir su conducta

[/fusion_text][fusion_text columns=”” column_min_width=”” column_spacing=”” rule_style=”default” rule_size=”” rule_color=”” content_alignment_medium=”” content_alignment_small=”” content_alignment=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” sticky_display=”normal,sticky” class=”” id=”” margin_top=”” margin_right=”” margin_bottom=”” margin_left=”” font_size=”” fusion_font_family_text_font=”” fusion_font_variant_text_font=”” line_height=”” letter_spacing=”” text_color=”” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=””]

“El nacisismo te hace creer que todo lo sabes, que todo lo puedes y que todo lo vales”

Ben Sánchez

[/fusion_text][fusion_button link=”https://youtu.be/TFLhTn4JTMc” text_transform=”” title=”” target=”_blank” link_attributes=”” alignment_medium=”” alignment_small=”” alignment=”” modal=”” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” sticky_display=”normal,sticky” class=”” id=”” color=”default” button_gradient_top_color=”” button_gradient_bottom_color=”” button_gradient_top_color_hover=”” button_gradient_bottom_color_hover=”” accent_color=”” accent_hover_color=”” type=”” bevel_color=”” border_width=”” border_radius=”” border_color=”” border_hover_color=”” size=”” stretch=”default” margin_top=”” margin_right=”” margin_bottom=”” margin_left=”” icon=”fa-youtube fab” icon_position=”left” icon_divider=”no” animation_type=”” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″ animation_offset=””]VER EL VIDEO EN YOUTUBE[/fusion_button][fusion_separator style_type=”default” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” sticky_display=”normal,sticky” class=”” id=”” flex_grow=”0″ top_margin=”10px” bottom_margin=”10px” width=”” alignment=”center” border_size=”” sep_color=”” icon=”” icon_size=”” icon_color=”” icon_circle=”” icon_circle_color=”” /][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]